I'm not speeding, I'm qualifying!

Mi gran pasión, el mundo de las carreras de coches, visto por mí.

Métodos de gobierno

En esta primera entrada, que inaugura este blog, y a la vista de un nuevo mundial que se nos avecina de forma rápida, quisiera repasar el procedimiento por el cual la FIA modifica los reglamentos de F1. Muchos de nosotros enseguida pensamos e incluso decimos en voz alta aquello de “Jean Todt debería…”. En este caso, tengo que romper una lanza a favor del presidente de la FIA, y recuperar aquel dicho tan popular en Gran Bretaña que dice que, antes de criticar el caminar de nadie, tienes que caminar una milla con sus zapatos.

Exactamente. A estas alturas, todos estamos más o menos al tanto de que en la F1 hay muchos intereses cruzados y, a veces, incluso contrapuestos. Por un lado, está la FIA. Por otro, están la FOM y Bernie Ecclestone, propietario de los derechos de organización y distribución del mundial. Finalmente, están los equipos que, de un tiempo a esta parte, y debido en gran parte a las increíbles inversiones de marcas automovilísticas y patrocinadores, también quieren tener cierto poder de decisión sobre los destinos del mundial. Los equipos están ligados al campeonato a través del Pacto de la Concordia, cuya renovación en 2009 levantó ampollas y, después de la amenaza de escisión de algunos equipos para organizar un campeonato paralelo, que acabó resolviéndose con la promesa del entonces presidente de la FIA, Max Mosley, de no presentarse a la reelección y, por tanto, dejar su cargo después de 18 años al frente, terminó aceptando que los equipos tuviesen una mayor influencia a la hora de tomar las decisiones que llevan a la modificación y creación de nuevas normas.

Y así tenemos la estructura actual.

El primer paso es el F1 Sport Working Group, presidido por el inefable Charlie Whiting, que es el director del departamento técnico de F1 de la FIA, el delegado de seguridad para circuitos de la misma, así como el director de carrera del mundial de F1. Viendo su lista de actividades, me hace pensar si es que la FIA está corta de personal porque, de otra manera, son muchos cargos, y muy importantes, concentrados en una sola persona.

El F1 Sport Working Group no es otra cosa que los representantes de los equipos de F1 junto con miembros de la FIA, como ya he dicho, presidido por Whiting, los cuales se reúnen y confeccionan una serie de propuestas sobre cambios  y nuevas reglamentaciones. Estas propuestas pueden ser tanto de carácter deportivo como técnico. Cuando por fin llegan a un consenso, y realizan su lista, más o menos detallada, de propuestas, entonces éstas se pasan a la F1 Comission.

¿Y qué es la F1 Comission? Se trata del siguiente paso en la cadena de mando, y es un grupo integrado por los representantes de los equipos, esta vez reunidos con miembros de la FOM (la organización de Bernie Ecclestone). La F1 Comission estudia las propuestas del F1 Sport Working Group, las debate, modifica, expande, tunea… y las prepara en su formato final.

¿Qué quiere decir eso de formato final? Una vez que la F1 Comission ha definido y finalizado el modo y forma de sus propuestas reglamentarias, éstas se pasan al Consejo Mundial del Deporte del Motor (WMSC para los castizos) para su aprobación. Sí, sí, tal y cómo lo oyen. Una vez que las propuestas de la F1 Comission llegan a la FIA, ya no hay más debate, ponderación o posibilidad de negativa. El WMSC, en su reunión correspondiente, se encargará de aprobarlas todas, lo cual se sabrá de forma oficial en el comunicado de prensa emitido por la FIA tras la reunión, y éstas propuestas se irán incorporando a los reglamentos dentro de los plazos establecidos en las mismas.

Es por ello que, normalmente, empezamos a oír rumores sobre lo que la FIA “va a aprobar”, sobre todo, en el aspecto técnico, semanas antes de que se reúna el WMSC. Al final del día, el grueso de estas propuestas se ve definido por los equipos, y ellos ya se encargan de susurrar a medios afines aquello de lo que han estado hablando, ya sea como parte del F1 Sport Working Group o como parte de la F1 Comission.

Es decir, ciertamente, y al final del día, este señor bajito y aficionado a los videojuegos, que ha pasado con éxito por cada categoría en la que ha dirigido un equipo y que ahora preside la FIA, en realidad, tiene muy poco que decir cuando se trata de renovar reglamentos y mirar al futuro. Él puede expresar en voz alta, o en privado, sus deseos y preferencias pero, al final del día, los que toman las decisiones definitivas son otros.

Lo que ya es más debatible es la conveniencia de éste sistema. ¿Debería el “órgano de gobierno” del deporte tener tan poco poder de decisión sobre los reglamentos que debe aplicar? ¿Deberían los equipos, ahora menos, pero hasta recientemente con gran peso por parte de marcas automovilísticas comerciales, estar en posición de prácticamente definir la normativa por la que se regirá la competición? Posiblemente no.

Un ejemplo para la reflexión, y todavía reciente en la historia de nuestro deporte. BMW que, hasta finales del 2009, tuvo un equipo oficial, revolvió e hizo mucho ruido en su día para la introducción del KERS en la F1. Bajo el amparo del discurso ecologista, los germanos querían poder vender su “efficient dynamics” también a través de su participación en lo que muchos consideran la categoría reina del automovilismo deportivo.

La historia ya es conocida: se aprobó la introducción del KERS, lo cual llevó a los equipos a invertir cantidades ridículas de dinero en su investigación y desarrollo, así como a algunos pilotos a tener que perder (aún más) peso para compensar el extra del nuevo dispositivo. BMW construyó su monoplaza para la temporada ’09 alrededor del KERS y, resultados prueban, fue un desastre total, sobre todo teniendo en cuenta que BMW esperaba aspirar al mundial aquel año. A media temporada, los germanos se escudaron en la crisis para anunciar que se retirarían de la F1 a finales de aquel año, y ahora nos quedamos los demás sin una marca, pero con el lastre del KERS.

La situación no es ideal, y algo dice que el método de gobierno en la F1 debería cambiar pero, como he visto, la estructura actual es compleja y algo me dice que Jean Todt no va a ser capaz de cumplir su objetivo de hacer “lo que tiene que hacer” con tan sólo un término como presidente.

5 Respuestas a “Métodos de gobierno

  1. Virutas 19 enero, 2011 en 01:28

    Estoy impresionado. Gran trabajo Tamara.

  2. midland_city 19 enero, 2011 en 01:29

    Un placer poder venir a tu casa a leerte… En cuanto al post, déjame que mañana lo vuelva a leer y sea capaz de escribirte algo coherente.

    Muchas gracias, y buenas noches.

  3. Pingback:F1: REGLAMENTO DEPORTIVO 2011 « I'm not speeding, I'm qualifying!

  4. Pingback:ESTIMADO SR. ROMOJARO, Y A PROPÓSITO DEL WTCC « I'm not speeding, I'm qualifying!

  5. Pingback:A VUELTAS CON LOS NEUMÁTICOS « I'm not speeding, I'm qualifying!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: