I'm not speeding, I'm qualifying!

Mi gran pasión, el mundo de las carreras de coches, visto por mí.

GP DE MALASIA: VETTEL OTRA VEZ

Hoy hemos visto la segunda carrera de la presente temporada de F1. Nuevamente, entre que los Pirelli se iban a derretir y a dejar a muchos sin poder terminar la carrera, y a que iba a llover si Dios tenía agua, iba a ser una carrera imprevisible y memorable. Bueno, pues ni nadie se quedó sin neumáticos, ni salimos remando de Sepang…

Desde el primer día, quedó claro lo que ya vimos en Melbourne: Red Bull (perdón, Vettel) es bastante más superior que el resto, simplemente, porque tienen un coche que, además de ser muy veloz, toma las curvas como nadie. Siguiendo y confirmando la sorpresa del GP incial, estaban los chicos de McLaren, que parecen ser los únicos capaces de tutearse con los monoplazas de Adrian Newey.

Vettel lidera a Hamilton

La decepción vino de la confirmación de la deriva indefinida en la que se encuentra Ferrari que, tras pasar toda la pretemporada mostrando que serían los únicos capaces de plantar cara a Red Bull, siguen sin tener suficiente velocidad, agarre… Pero la situación de la Scuderia merece un capítulo aparte, el cual escribiré tras el GP de China.

Por detrás, teníamos la gran noticia de ver al equipo Hispania conseguir, por derecho propio, formar parte de la parrilla de salida, al calificar ambos coches por debajo de la temida norma del 107%. No sólo eso, si no que, además, Liuzzi se quedó a tan sólo 0.039 segundos del 107% de la pole de Sebastian Vettel. Un paso adelante, sin duda, y una inyección de moral y premio al trabajo bien hecho de un equipo que no se ha dejado amedrentar por las críticas, bastantes destructivas, de sus detractores. Pero, a ellos, les dedicaré una entrada aparte.

La salida se produjo sin incidentes. Vettel salió como un obús, y se dedicó a lo suyo, que es poner tierra de por medio mientras los demás se esfuerzan por ser los siguientes. No en vano, y tras una salida increíblemente legal, los Renault adelantaban al pelotón y Heidfeld, que partía décimo, se colocaba en segundo lugar. Entonces muchos auguramos lo que vino a continuación: el Renault, con una buena velocidad y tracción, no era capaz de seguir a Vettel, pero tampoco era lo suficientemente lento como para que sus perseguidores pudieran adelantarle. Así muchos vimos nuestro gozo en un pozo y cómo nuestras esperanzas de que Hamilton rompiese la hegemonía del campeón del mundo desaparecían.

Mientras tanto, Massa realizaba una carrera muy respetable, y mantenía a raya a un Alonso que, una vez más, había realizado una salida pésima y, en pos de la prudencia, estaba en una discreta séptima posición.

La principal esperanza de cara a esta carrera era el previsible baile de paradas en boxes, ya que la excesiva degradación de los Pirelli, unido a la admisión, por parte de la FIA, de 32 nuevos juegos una vez comenzado el fin de semana, hacía augurar que incluso algunos pilotos podrían verse en la tesitura de no poder acabar la carrera. En este sentido, cabe destacar que la mayoría de pilotos fue a tres paradas, aunque sí me sorprendió cómo muchos optaron por utilizar los neumáticos blandos hasta su último cambio, y cómo éstos duraban más de lo que se había visto en la qualy. Notas discordantes fueron Kobayashi, que consiguió un meritorio octavo puesto final con tan sólo dos paradas, y Mark Webber, que fue cuarto y a un paso del podio con cuatro cambios.

Fernando Alonso intentó atacar, pero vio como, incluso, le costaba rebasar a su propio compañero de equipo, cosa que consiguió una vez que éste entró a realizar su primera parada, y la pistola de la rueda delantera izquierda se negó a hacer su trabajo. En los compases finales de la carrera, el piloto asturiano logró rodar más rápido que los McLaren, que tenían serios problemas con sus juegos de duros, haciendo posible apuntar al podio.

Fernando en Sepang

A tan sólo diez vueltas del final, Alonso ya se encontraba a rebufo de Hamilton, siendo claramente más rápido. Un fallo en el sistema DRS impidió que el ferrarista pudiera realizar el inminente adelantamiento en la recta, y ambos tuvieron un bonito duelo en el que se vieron emparejados en varias ocasiones. Al final, Alonso calculó mal al salirse de la aspiración del británico y tocó la rueda trasera derecha del McLaren con su alerón delantero, perdiendo un end plate y ganándose un nuevo paso por boxes para que le pusieran un morro nuevo.

En la línea de meta, Vettel se alzó con la victoria, seguido de Button y Heidfeld, achuchado de cerca por Webber. Massa fue quinto, con Alonso sexto y Hamilton séptimo. Paul Di Resta fue décimo, consiguiendo puntuar de nuevo en su segunda carrera en F1, y mostrando más maneras que su compañero de equipo. Ambos HRT tuvieron que abandonar por “precaución”, ya que Karthikeyan se retiró tras 14 vueltas por un sobrecalentamiento, y para evitar la rotura del motor mientras que Liuzzi hacía lo propio a diez vueltas del final, al detectarse un problema con el soporte del alerón trasero. Hamilton se mostró crítico con McLaren después de la carrera en términos de la estrategia utilizada, visiblemente molesto por haberse visto superado por su compañero de equipo.

Después de la carrera, los comisarios deportivos decidieron sancionar a Alonso y a Hamilton. El asturiano fue juzgado responsable de causar una colisión, y el británico por estar en brecha del artículo 20.2 del Reglamento Deportivo (más de un cambio de dirección para defender una posición). Ambos deberían haber recibido un drive through pero, al haber terminado la carrera, la penalización final fue de 20 segundos añadidos a su tiempo total. Alonso mantuvo su posición, pero Hamilton perdió la suya a favor de Kobayashi, siendo octavo final. Independientemente de los pormenores de la situación, considero que la FIA actuó mal, en primer lugar, por sancionar a Alonso y, en segundo lugar, por hacerlo tan tarde.

Así nos hemos quedado todos con la actuación de la FIA

Después de la prueba malaya, queda claro que el hombre a batir sigue siendo Vettel, que ya acumula una comodísima ventaja de 24 puntos sobre el segundo clasificado en la tabla de pilotos. Mientras que el sistema de puntuación estrenado el año pasado ya nos ha demostrado que no hay que dar nada por perdido, es evidente que McLaren es el único equipo capaz de pelear con Red Bull, y que Ferrari tiene mucho trabajo que hacer para mejorar de cara a la qualy los sábados.

La próxima cita, el próximo fin de semana, 15-17 de abril, en Shangai (China).

Una respuesta a “GP DE MALASIA: VETTEL OTRA VEZ

  1. ST-PHOTOSPORT PRESS 11 abril, 2011 en 09:47

    Muy buena la crónica del GP de Malasya Tamy!! Felicidades!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: